Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
7 julio 2012 6 07 /07 /julio /2012 15:48

           Este artículo guarda mucho en común con otro que dediqué a la famosa Batalla de Lepanto contra los turcos en el siglo XVI. Ambos choques se libraron entre cristianos y musulmanes, y ambos enfrentamientos tuvieron una importancia crucial en el devenir de la civilización europea, aunque la batalla de las Navas de Tolosa centra más su legada en la Península Ibérica, en nuestra España (y Portugal); además, ambas batallas quedan hoy abandonadas en el olvido consciente por lo políticamente incorrecto de ambas. El próximo 16 de julio se cumplen nada más y nada menos que 800 años de aquel magno acontecimiento, y los poderes públicos del estado no parecen muy dispuestos a celebrar por todo lo alto tal efeméride.

          Pongámonos en situación para comprender la importancia de dicha batalla: tras desmoronarse el Imperio Almorávide en la Península Ibérica y el posterior período de segundas taífas, entran los almohades en territorio hispano con el Califa al-Mu'mín (1130-1163). Los almohades constituyeron en principio un movimiento religioso; fue fundado por Ibn Tumart (1084-1130), el cual se había formado en Oriente y en Occidente, más concretamente en la ciudad de Córdoba. Procedentes del Noroeste de África, y rivales encarnizados de los almorávides, los almohades fueron conquistando los territorios que poseían aquéllos.

           El momento culmen del poderío almohade llegó con la batalla de Alarcos de 1195, muy cerca de Ciudad Real; batalla que acaeció durante el mandato del califa Yaqub (1184-1199). En este encarnizado enfrentamiento, las huestes mahometanas arrasaron a las tropas castellanas, y dejaron en una situación más que comprometida a los reinos hispanos.

           Ante tan desalentador panorama, la alarma cundió en unos reinos crisitanos peninsulares que no hacía mucho años habían estado más interesados en  luchar entre ellos que en hacer frente al enemigo común: tal fue el caso de León, que llegó incluso a pactar con los musulmanes. Alentados por Inocencio III, empezaron las negociaciones para intentar llegar a un acuerdo que les permitiera unirse ante el empuje almohade. Así, los cristianos se prepararon para combatir juntos, y el Papa concedió a la contienda la categoría de cruzada. En 1212, en las Navas de Tolosa, provincia de Jaén, un contingente cristiano formado por los castellanos de Alfonso VIII, los aragoneses de Pedro II, los navarros de Sancho VII, caballeros portugueses y leoneses (aunque no sus monarcas, que antepusieron sus intereses particulares a los generales de la Cristiandad, a pesar de que su misma seguridad hubiera quedado en entredicho si no se frenaba el avance almohade) vencieron a las tropas de Yusuf II, asegurando la supervivencia del Cristianismo en nuestras tierra. Poco después, Fernando III el Santo conquistaría la Andalucía Bética y Murcia, dejando ya tan sólo el Reino de Granada en manos musulmanas.

          ¡Celebremos -siempre en son de paz- tan magno aniversario!

 

Fuentes:

  • Iradiel, Paulino; Moreta, Salustiano; Sarasa, Esteban; Historia medieval de la España cristiana; Cátedra, Madrid, 1995.

Compartir este post

Repost 0
Published by J.L.R.P. - en VARIOS
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • : Blog católico acerca de la Historia del Cristianismo, en relación con temas actuales.
  • Contacto

Recherche

Liens