Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
14 noviembre 2012 3 14 /11 /noviembre /2012 00:52

    Continuemos con esta sección de Ciencia e Iglesia Católica, y más concretamente con la cuestión del Heliocentrismo. Ya hemos hablado del cardenal Nicolás de Cusa; pasemos ahora a hablar de otro gran astrónomo, como fue el polaco Nicolás Copérnico.

    Nicolás Copérnico (1473-1543) es un ejemplo más de la alta unión existente entre la Iglesia Católica y la razón (en este caso, más concretamente con el desarrollo científico): sacerdote, astrónomo, matemático y médico polaco, dio clases en Roma, y fue canónigo de la Catedral de Frombork (Polonia). Se suele presentar a la Iglesia Católica, como ya hemos indicado en otras ocasiones, como enemiga ancestral de cualquier avance científico. Pues bien; resulta cuanto menos curioso que Copérnico fuera sacerdote de la Iglesia y canónigo de una catedral. Pero no queda ahí la cosa: cuando el astrónomo polaco optó por defender la teoría Heliocéntrica que ya Aristarco de Samos había propugnado en el siglo III a.C., expuso sus ideas ante el Papa Clemente VII en 1533, quien aconsejó a Copérnico que publicara sus ideas. En un principio no se decidió a hacerlo, por miedo a la confrontación que produciría su esquema astronómico con la visión de Aristóteles, el cual creía firmemente que La Tierra permanecía inmóvil. Pero años después, en 1540, Copérnico pensó que había llegado el momento, y dedicó la obra -Las revoluciones de los mundos celestes- al Papa Pablo III; parece que fue publicada finalmente en 1543, año de su muerte. Y otro detalle importante: nos recuerda Vittorio Messori en su libro Leyendas Negras de la Iglesia que el imprimatur fue otorgado por un cardenal dominico, orden que se encargaría de la condena tiempo después a Galileo. Como bien dice José Javier Esparza, no parece que nadie viera su fe turbada por estas teorías heliocéntricas. Bueno, mejor dicho, ningún católico, porque no se puede decir lo mismo de algunos cristianos reformados, que no opinaban precisamente bien ni de Copérnico ni de sus ideas astronómicas. El mismísimo Lutero reaccionó así ante tales tesis: La gente le presta oídos a un astrólogo improvisado, que trata de demostrar en cualquier modo que no gira el Cielo, sino la Tierra. Para ostentar inteligencia basta con inventar algo y darlo por cierto. Este Copérnico, en su locura, quiere desmontar todos los principios de la astronomía. 

    Muy pero que muy interesante. ¡Que Cristo bendiga a su Esposa, la Santa Madre Iglesia Católica, guardiana de la verdadera Palabra, del Logos, de la Razón Creadora!

 

Fuentes:

  • Alfonseca Moreno, Manuel; Grandes científicos de la humanidad; a-l; Espasa Calpe, Madrid, 1998.
  • Messori, Vittorio; Leyendas Negras de la Iglesia; Planeta, Barcelona, 2004.
  • Esparza, José Javier; Esolen, Anthony; Guía políticamente incorrecta de la Civilización Occidental; Ciudadela Libros, Madrid, 2009.

Compartir este post

Repost 0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • : Blog católico acerca de la Historia del Cristianismo, en relación con temas actuales.
  • Contacto

Recherche

Liens