Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
3 septiembre 2012 1 03 /09 /septiembre /2012 01:19

        El Atlético de Madrid se proclamó el pasado viernes supercampeón de Europa. Como lleva a cabo cada vez que logra un título, el  club colchonero debería haberlo ofreciedo a la patrona de Madrid, y para más inri, patrona también del Atlético de Madrid, la Virgen de la Almudena. Desafortunadamente, por motivos de calendario, no ha podido realizarse aún la ofrenda. Como aficionado rojiblanco desde que era un pequeñín, y como católico que soy, me llena de orgullo que mi club haya guardado esta relación con la Iglesia Católica. Esta unión entre fútbol y religión, hoy día más testimonial que otra cosa (pero no por ello deja de ser sumamente importante), la encontramos en otros muchos clubes. La práctica de dedicar las victorias importantes al patrón/patrona de la ciudad es algo común. 
        En lo que respecta al Atlético de Madrid, cuya historia me interesa muchísimo por ser hincha suyo, he estado investigando estos días para averiguar hasta cuándo se retrotrae esta devoción del club hacia la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid, y como decía anteriormente, también patrona de la sociedad del Manzanares. Pues bien, buceando en la hemeroteca del periódico ABC, disponible por medio de internet (¡fantástico servicio, señores!), he encontrado una noticia fechada el 6 de mayo de 1950, en la página 31, que anuncia para ése mismo día, a las 12 de la mañana, la presencia de jugadores y aficionados en la Iglesia de Santa María, sita en la calle del Sacramento, para escuchar misa en agradecimiento a la Virgen de la Almudena por el triunfo en el Campeonato Nacional de Liga, del que se proclamó campeón el club rojiblanco en la temporada 1949/50. La misma noticia menciona el dato de que la Madre de Dios, en dicha advocación, era la patrona de la entidad. Aquí teneís el enlace para buscar la página de la edición citada del 6 de mayo de 1950 del ABC. Pinchad en él, y en buscas el periódico del día nombrado, y la página señalada.

 

http://hemeroteca.abc.es/detalle.stm

 

        Muchos objetarán a esta práctica que no tiene sentido mezclar deporte con religión, ya que la segunda debe quedar relegada al ámbito de lo privado. Pero esta visión no es más que la correpondiente a un pensamiento laicista imperante sobre todo desde la Ilustración y la Revolución Francesa, y partidario de hacer desaparecer el culto religioso de la escena pública. Se olvidan éstos de cuál es nuestra historia, de la importancia de la fe en nuestro devenir durante siglos y siglos, y del derecho que todos tenemos a expresar libremente nuestras creencias, también abiertamente al mundo. Y los clubes españoles son instituciones estrechamente vinculadas al pueblo, pueblo que en su inmensa mayoría profesa la fe católica.  Por ello da igual que haya jugadores protestantes, musulmanes o ateos; el club se debe a su afición.

         Opinarán otros que resulta incluso irreverente ligar asuntos tan mundanos como el fútbol a la esfera de lo trascendente. ¿Pero acaso no es justo y necesario que un abogado dé gracias por su trabajo al Señor, y busque la guía del Espíritu a la hora de actuar en su labor? ¿No debe ser así también en el caso de un panadero? Y los futbolistas, ¿no están llamados ellos a la santidad? Por supuesto que sí; y no sólo ellos, sino también los dueños o presidentes de los clubes, directivos, utilleros... Otra cosa es que el mundo del fútbol haya perdido un poco los papeles, y muchas de esas personas no lleven una vida santa...

          Siempre ha defendido la Iglesia la posibilidad de alcanzar la santidad en cualquiera de los ámbitos de la vida. No importa la profesión (salvo excepciones, evidentemente), estado civil, o condición del cristiano (laico, religioso u ordenado). Todos estamos llamados a la santidad. Recordemos las palabras del Concilio Vaticano II, el ideario del Opus Dei fundado por San Escrivá de Balaguer, la obra del Apostolado de la Oración, que desde su fundación apostó por la entrega a Dios de toda acción humana, o aquella afirmación tan bella de Santa Teresa de Jesús, que nos decía que Dios se encontraba también entre los fogones. Nada humano es ajeno al Creador. Todo lo que realizamos, debemos llevarlo a cabo en Cristo, guiados por su Amor: hasta el más pequeño gesto.

           También los deportistas son llamados por Dios a la santidad. ¡Alabado sea siempre el Señor!

 

Compartir este post

Repost 0
Published by J.L.R.P. - en VARIOS
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • : Blog católico acerca de la Historia del Cristianismo, en relación con temas actuales.
  • Contacto

Recherche

Liens