Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
1 julio 2013 1 01 /07 /julio /2013 01:29

        A fines del siglo XIV y principios del XV, vivió en Bohemia un sacerdote llamado Juan Hus. Predicador en la capilla de Belén de Praga y rector de su floreciente universidad, Hus encarnó, en palabras de Emilio Mitre, "los amplios deseos de reforma de la sociedad checa". Se suele pensar que el "reformador" bohemio estuvo fuertemente influenciado por las tesis del profesor de Oxford Juan Wyclef (1330-1384), pero no todos los historiadores están de acuedo con esta afirmación.

          Juan Hus criticó airadamente el modelo de indulgencias, así como la simonía eclesiástica, defendiendo a la  vez su visión de la Iglesia como comunidad de predestinados. Muerto en la hoguera en 1415, sus seguidores se dividieron en dos bandos: el primero, más moderado, estaba encabezado por la nobleza y la alta burguesía, y expusieron sus ideales en los llamados Cuatro artículos de Praga; eran los llamados utraquistas o calicistas. El segundo grupo, bastante más radical, deseaba una sociedad igualitarista, según las ideas milenaristas; esta facción se levantó en armas, montando una auténtica revolución. Finalmente, los utraquistas pactaron con el Papado, que accedió a respetar los Cuatro artículos de Praga (libre predicación en checo, comunión bajo las dos especies para todos los fieles, castigo de los pecados públicos y retorno a la pobreza original -Emilio Mitre-); así, la rama más exacervada cayó derrotada en 1424 en Lipany.

         Pero estamos en nuestra sección acerca de los errores doctrinales que se han defendido a lo largo de la Historia en torno a la Eucaristía, y por ellos vamos a centrarnos en uno de los puntos defendidos arduamente por Juan Hus: la comunión bajo las dos especies: pan y vino. La Madre Iglesia, en el Concilio de Constanza (1415), dejó el asunto bien claro: estaba  permitido para los laicos comulgar bajo las dos especias, siempre que fuera con el sometimiento a la autoridad eclesiástica. Aún más, se toleraba esta práctica (que la Iglesia sólo abandonó en el siglo XIII, y no porque le pareciera mal que los laicos tomaran la Sangre de Cristo mediante el vino, sino más bien por motivos prácticos), pero se afirmó tajantemente que Cristo estaba presente, en Cuerpo como en Sangre, tanto en el pan como en el vino. Por eso, quien comulgaba sólo bajo la especie del pan, estaba tomando el Ser de Cristo en su totalidad. No olvidemos que ya la Iglesia primitiva creía que bastaba con comulgar bajo una sola especie para recibir a Cristo entero; como acertadamente apunta el doctor en Teología-Liturgia A. González Fuente, en la Eucaristía que seguía al Bautismo de los niños recién nacidos, éstos comulgaban bajo la sola especie del vino, a través de unas gotitas que se soltaban en su boca. Ése era el auténtico peligro que presentaba Juan Hus en sus  ideas acerca de la Eucaristía, ya que Cristo está presente de forma completa en cada pedazito de pan, en cada gotita de vino consagrados.

         ¡Bendito sea Cristo, presente en Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad en las especies del pan y del vino! ¡¡Adorado sea el Santísimo Sacramento del Altar! 

 

Fuentes: 

  • Claramunt, S., Portela, E., González, M. y Mitre, E.; Historia de la Edad Media; Ariel, Barcelona, 1999.
  • Sayés, José Antonio; El Misterio Eucarístico; Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1986.

Compartir este post

Repost 0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • : Blog católico acerca de la Historia del Cristianismo, en relación con temas actuales.
  • Contacto

Recherche

Liens