Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
12 marzo 2012 1 12 /03 /marzo /2012 20:33

       Veamos ahora una herejía eucarística que formó parte de un movimiento errado mucho más amplio, que se dio durante las controversias cristológicas que intentaron dilucidar, en los primeros siglos de nuestra era, cuál era la auténtica naturaleza de Jesucristo.

       La herejía de la que hablamos es la del Nestorianismo, que nace con Nestorio, en el siglo V. Como todos sabemos, este sacerdote, que llegó a ser Patriarcade Constantinopla en el 428, defendía que en Cristo Jesús había dos personas diferentes, la del Verbo, la divina, y la humana, la de Cristo. Hay que tener en cuenta que Nestorio estaba muy influenciado por la Escuela de Antioquía, con autores como San Gregorio Nacianceno, San Gregorio de Nisa y San Basilio de Cesarea, que tuvieron el logro de distinguir claramente entre la naturaleza humana y la divina en Jesús. Pero mientras estos santos Padres de la Iglesia, aunque no lograron hacer una unión entre esas dos naturaleza en la persona única del Verbo con la perfeción que lo logró la Escuela de Alejandría encabezada por San Cirilo, nunca llegaron a afirmar que en Jesucristo hubiera dos personas, error en el que sí cayó Nestorio.

      Así puestos, el Concilio de Éfeso primero (431), y luego el de Calcedonia (451), afirmaron dogmáticamente que el Verbo (el Hijo en la Santísima Trinidad) y el Hijo nacido de la Virgen María son el mismo.  Más concretamente, el Concilio de Calcedonia declararía que ha de reconocerse un solo y el mismo Cristo HIjo Señor Unigénito en dos naturalezas, sin confusión, sin cambio, sin división, jamás borrada la diferencia de las naturalezas por causa de la unión, sino más bien salvando su propiedad cada naturaleza y concurriendo en una sola persona y en una sola hypóstasis, no es dos personas partido ni dividido, sino un solo y el mismo Hijo unigénito, Dios Verbo, Señor Jesucristo (...). Es decir, dos naturalezas, y una única persona, la del Verbo encarnado. En verdad, ambos concilios no hicieron sino ser fieles a la Sagrada Escritura, a los santos Padres, y al Concilio de Nicea de 325.

      ¿Pero qué tiene que ver todo esto con la Eucaristía?, os preguntaréis. Pues todo, ya que siguiendo Nestorio los presupuestos antes señalados, no dudó en asegurar que en la Eucaristía no comemos el Cuerpo del Verbo, sino el de Cristo. Como vemos, su tesis de las dos personas en Cristo, influyó tremendamente en su concepción acerca de la Eucaristía. Evidentemente, los católicos no podemos aceptar esta visión, ya que como dice el Catecismo de la Iglesia:  Por la consagración se realiza la transubstanciación del pan y del vino en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Bajo las especies consagradas del pan y del vino, Cristo mismo, vivo y glorioso, está presente de manera verdadera, real y substancial, con su Cuerpo, su Sangre, su alma y su divinidad (CIC, 1413).

       ¡Adorado sea el Santísimo Sacramento del Altar!

 

Fuentes:

Miret Magdalena, Enrique (prol.); Diccionario de las religiones; k-z; Espasa Calpe, 1998, Madrid.

Sayés, José Antonio; El Misterio Eucarístico; Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1986. 

Sayés, José Antonio; Principios filosóficos del Cristianismo URL: www.obracultural.org

Compartir este post

Repost 0

Comentarios

Présentation

  • : El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • : Blog católico acerca de la Historia del Cristianismo, en relación con temas actuales.
  • Contacto

Recherche

Liens