Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
18 febrero 2013 1 18 /02 /febrero /2013 21:45

          Tras la renuncia de Su Santidad Benedicto XVI al trono de Pedro, estamos a las puertas de un nuevo cónclave para elegir Papa. Como todos sabemos, el Cónclave encargado de tan magna tarea (inspirado, eso sí, por el Espíritu Santo) está formado sólo por cardenales, y más concretamente por los cardenales menores de 80 años en el momento de la renuncia del Pontífice (o de la muerte del mismo, en su caso). Anotemos, en todo caso, que este límite de los 80 años fue impuesto por Pablo VI ¿Pero por qué es éste el sistema de elección del nuevo Papa? ¿Cuál es el origen de esta práctica?

          En primer lugar, recordemos que Cristo no fijó ninguna norma para elegir a los sucesores de San Pedro. En los primeros tiempos de la Iglesia, la decisión pisiblemente recaía en el mismo Papa, que escogía a su sucesor. Tiempo después, esta práctica iría derivando hacia la elección por parte del clero y del pueblo romano, como sucedía en las demás diócesis; no podemos olvidar que el Papa es el Obispo de Roma. Por desgracia, las ingerencias políticas fueron aumentando con el paso de los siglos, así como las disputas entre diferentes sectores de dentro de la Iglesia. De este modo, en 1059, el Papa Nicolás II mandó que tan sólo los cardenales podrían elegir al nuevo Pontífice. ¿Y quiénes eran en verdad los cardenales? ¿Cuál es el origen de este cuerpo? Al parecer los cardenales eran los sacerdotes vinculados a las parroquias romanas. La palabra cardenal posiblemente proviene de la latina cardium, corazón, haciendo referencia al corazón de la Iglesia, Roma; por tanto los cardenales eran los sacerdotes romanos. Es por este motivo que aún hoy día los cardenales tienen que estar adscritos como parrócos honorarios a las diferentes parroquias de Roma. Así, mediante este sistema de elección, se siguió conservando en cierto modo la antigua costumbre por la que era el clero romano el que elegía al nuevo Obispo de Roma.

         ¿Y el concepto de Cónclave, de dónde procede? Pues significativamente, del término latino cum clavis, con llave. La historia que narra el porqué de este nombre para la reunión de los cardenales que elegirán al Santo Padre es preciosa. Cuando en 1268 Clemente IV murió, los 18 cardenales reunidos en Viterbo tardaban demasiado en elegir nuevo Papa; tanto, que el pueblo católico no tuvo jefe hasta tres años después, en 1271. El pueblo, harto de la demora, selló las puertas del palacio (cum clave, con llave) en el que se reunían los cardenales, además de racionarles la comida, e incluso privarles del techo de la sala en pleno invierno. Finalmente, las medidas surtieron efecto, y salió Papa del cónclave Gregorio X, quien escarmentado por los problemas que había vivido en Viterbo, decretó en el Segundo Concilio de Lyon celebrado en 1274, que los cardenales debían encerrarse con llave para elegir al sucesor.

 

        ¡Ahora nos toca a nosotros orar para que el Espíritu Santo ilumine a los cardenales electores en el momento de escoger nuevo huésped del trono petrino! ¡Cristo bendiga a Benedicto XVI, al nuevo Papa, y a la Santa Madre Iglesia que Él fundó!

 

Fuentes:

  • Bastante, Jesús; Benedicto XVI. El nuevo Papa; La Esfera de los Libros, 2005, Madrid.
  • Miret Magdalena, Enrique (prol.); Diccionario de las religiones; a-j; Espasa Calpe, 1998, Madrid.

Compartir este post

Repost 0
Published by J.L.R.P. - en VARIOS
Comenta este artículo

Comentarios

Présentation

  • : El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • El blog de inhocsignovinces.over-blog.es
  • : Blog católico acerca de la Historia del Cristianismo, en relación con temas actuales.
  • Contacto

Recherche

Liens